Trump acusa a Canadá de quemar la Casa Blanca en 1812

El presidente Donald Trump y el primer ministro canadiense Justin Trudeau tuvieron una molesta llamada telefónica el 25 de mayo sobre las nuevas tarifas impuestas por Estados Unidos a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá, incluido un momento en el que el republicano hizo una referencia histórica errónea, según fuentes familiarizadas con la discusión.

Según las fuentes, Trudeau cuestionó a Trump por calificar las tarifas como una cuestión de “seguridad nacional”. En respuesta, el presidente bromeó con el canadiense: “¿Ustedes no quemaron la Casa Blanca?” refiriéndose a la Guerra de 1812.

El problema con los comentarios de Trump a Trudeau es que las tropas británicas quemaron la Casa Blanca durante la Guerra de 1812. Los historiadores observan que el ataque británico contra Washington fue en represalia por el ataque estadounidense a York, Ontario, un territorio que finalmente se convirtió en Canadá, el cual entonces era una colonia británica.

Cuando se le preguntó si el comentario fue recibido como una broma, una fuente dijo: “En la medida que uno pueda tomar lo que se dice como una broma, el impacto en Canadá y en última instancia en los trabajadores de Estados Unidos no son una cuestión de risa”.

La Casa Blanca y el Consejo de Seguridad Nacional no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

Durante la Quema de Washington, el 24 de agosto de 1814, la primera dama, Dolley Madison, rescató un famoso retrato de George Washington antes de huir de la Casa Blanca.

Trudeau ha denunciado públicamente la justificación de la “seguridad nacional” de EU para las nuevas tarifas.

“La idea de que de alguna manera somos una amenaza a la seguridad nacional para EU es, francamente, insultante e inaceptable”, dijo Trudeau a la NBC.

La Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, también cuestionó la decisión de la administración Trump.

“Y simplemente les diría a todos los amigos estadounidenses de Canadá, y hay tantos, ¿en serio? ¿Realmente creen que Canadá, que sus aliados de la OTAN representan una amenaza a la seguridad nacional para ustedes?”, preguntó Freeland en una aparición en CNN.

Freeland se reunió el lunes con el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, Bob Corker, para transmitir las preocupaciones de Canadá con respecto a los aranceles, dijo una vocera.

Corker, cuyo estado de Tennessee es el hogar de plantas automotrices extranjeras y nacionales, cuestionó la justificación de seguridad nacional de Trump en un comunicado la semana pasada.

“No hay ninguna razón para usar esta disposición para considerar la imposición de tarifas en la industria automotriz, y esto parece ser un intento de afectar la política interna antes de las elecciones o para algún otro propósito transaccional con respecto a las discusiones comerciales en curso. Este es un curso peligroso y debe abandonarse inmediatamente “, dijo Corker en el comunicado.

Trump defendió su decisión sobre aranceles sobre Canadá y otros aliados de Estados Unidos en un tuit durante el fin de semana. “Estados Unidos debe, por fin, recibir un trato justo por el comercio”, escribió el presidente el sábado.

Un funcionario de alto nivel de la administración de EU se negó a discutir los detalles de la llamada telefónica de Trump con Trudeau, pero reconoció que algunas de las conversaciones del presidente con sus homólogos extranjeros sobre el tema del comercio han sido de confrontación.

“Es comprensible que los cambios causen fricción”, dijo el funcionario, y señaló que algunos de los recientes anuncios arancelarios de Trump han llevado nuevamente a los socios comerciales de EU a la mesa de negociaciones.

Los funcionarios canadienses confirmaron que hace meses Trump le aseguró a Trudeau que Canadá probablemente estaría exento de aranceles de acero y aluminio.

En un momento dado, la administración de Trump otorgó a Canadá y México un aplazamiento de último minuto de los aranceles en marzo, mientras continuaban las negociaciones para modificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En abril, Canadá intentó abordar lo que Trump dijo que eran preocupaciones sobre el acero y el aluminio chinos que se vierten en Canadá y luego se envían a EU.

Trudeau anunció una mayor financiación y vigilancia fronteriza “para evitar el transbordo y la desviación de acero y aluminio extranjeros con precios injustos en el mercado norteamericano”, según un comunicado publicado en abril.

Según la interpretación de los funcionarios canadienses en ese momento, esto dejaría satisfecha a la administración Trump y permitiría a Canadá recibir una exención permanente de los aranceles.

Justo días antes de que Trudeau establezca una Cumbre del G7 en Quebec, los funcionarios canadienses dijeron que solo están tratando de “mantener a Trump feliz”.

Cuando se les preguntó sobre la observación de Trump de que los canadienses incendiaron la Casa Blanca, tanto los ayudantes del republicano como los del canadiense se negaron a hacer comentarios.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario