Países insultados tachan los dichos de Trump como racistas, hirientes y perturbadores

El presidente estadounidense Donald Trump continúa cosechando desacuerdos internacionales, cada vez más desafortunados. Llamar “países de mierda” a Haití, El Salvador y a naciones africanas desató la ira e indignación de los países aludidos quienes demandaron respeto para sus pueblos.

El gobierno de Haití dijo estar “profundamente sobresaltado por el tenor de las declaraciones, que no han sido desmentidas oficialmente”. Desde la perspectiva diplomática de la nación que dirige Jovenel Moïse, de ser probadas estas declaraciones “reflejan una visión simplista y racista completamente equivocada”, señaló en un comunicado.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, demandó “respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”, durante un acto público. Las expresiones, dijo, “golpean la dignidad” de los ciudadanos.

Sánchez Cerén dijo que su gobierno esperaba un pronunciamiento oficial del gobierno estadounidense para aclarar o desmentir las declaraciones, pero no ocurrió. Trump aceptó implícitamente en redes sociales el uso de términos duros en menoscabo de la dignidad de El Salvador y de otros países, dice un comunicado del gobierno salvadoreño.

“Hemos dirigido una nota de protesta al gobierno de Estados Unidos destacando en este documento, además, el alto valor de los salvadoreños y salvadoreñas, recordando aspectos tales como su contribución en las obras para la reconstrucción del Pentágono, después de los terribles atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001”, precisa el comunicado.

Destacó también el aporte de sus connacionales “en la reconstrucción de Nueva Orleans luego del devastador huracán Katrina”, así como el rol del país centroamericano en acompañar a Estados Unidos en numerosas misiones internacionales de paz.

El texto leído por el mandatario salvadoreño también subraya que su gobierno seguirá “trabajando por fortalecer” los “vínculos históricos vigentes entre ambas naciones”.

Africa, por su parte, consideró “hirientes” y “perturbadoras” las declaraciones del magnate republicano. “Esto es aún más ofensivo dada la realidad histórica del número de africanos que llegaron a Estados Unidos como esclavos”, declaró a la AFP Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki.

Sin embargo, Kalondo dijo que Estados Unidos “es un país que representa mucho más que un hombre o una declaración”.

Botsuana anunció el viernes que convocó al embajador estadounidense para expresarle su molestia y su canciller Pelonomi Venson-Moitoi dijo en Twitter que la declaración de Trump significa un “golpe punzante” a las relaciones diplomáticas con Washington.

En Ginebra, el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, calificó los dichos de Trump como vergonzosos. “Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista’”, dijo.

En Nigeria varios internautas escribieron en Twitter que vivían en “un país de mierda” pero aclarando que era “nuestra mierda”, por lo tanto nadie más podía darse el derecho de descalificarlos así.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario