Él es el mexicano que da vida a ‘God of War’

De niño, Bruno Velázquez soñaba con animar las películas de Disney que le cautivaban dentro de las salas de cine, pero, como ocurre a veces en la vida, terminó dando vida al dios de la guerra en God of War, una de las franquicias más exitosas en el mundo de los videojuegos.

Hoy, Velázquez es director de animación de Santa Monica Studio, el estudio propiedad de Sony Interactive Entertainment creador de la franquicia God of War, pero todo empezó por casualidad. Bruno creció en la colonia Del Valle de la Ciudad de México, donde su principal afición era el dibujo.

“Desde chico siempre me gustó el arte, crecí en esta ciudad llena de museos, recuerdo mucho mis visitas al Tamayo o a la casa de Frida Kahlo”, dice Velázquez en entrevista con Forbes México.

Cuando se mudó a Estados Unidos, a los 11 años, su afición le acompañó, así que siguió dibujando. “Me encantaban las películas de Disney y quería aprender a animarlas, y entré a CalArts, donde entrenaban a muchos miembros del equipo de Disney, ahí aprendí animación clásica” recuerda Bruno.

Pero, en 1995, antes de su graduación ocurrió algo determinante, ese año se estrenó Toy Story, “y de repente todo cambió, la tecnología transformó la forma de animar y muchos se mudaron a trabajar en computadora con personajes virtuales. En ese momento tuve que tomar la decisión de pasarme de la animación tradicional a la computarizada”.

Velázquez siguió el camino de la animación por computadora y en 2002 empezó su carrera en un pequeño estudio de videojuegos, “Ahí conocí a Cory Barlog [director de GOW], bajo su guía aprendí a animar usando la computadora. Después empecé a trabajar en la franquicia de God ow War, en 2006”.

Una nueva vida para Kratos

El protagonista de la franquicia God of War es Kratos, un espartano que fue ascendido a dios y traicionado por los dioses del Olimpo, contra quienes desata su furia, la cual se ha extendido durante tres ediciones. Eso cambia con la nueva entrega de la saga.

“En esta ocasión es distinto, queríamos que la historia fuera más personal, que no sea sobre venganza, sobre furia. Por eso creamos a Atreus [hijo de Kratos], un personaje que está aquí para enseñarle cómo ser humano otra vez, que representa la inocencia y la humanidad que está muy escondida dentro de Kratos”, dice Velázquez.

Al final, dice el director de animación, se trata de dar a Kratos una oportunidad de cambiar su vida, “pero al mismo tiempo mantenemos muchas cosas de su estilo, podrán verlo en sus peleas, en la forma como se conduce”.

Además, para crear esta entrega se tomó una aproximación muy distinta. A diferencia de los títulos pasados, este GOW usó actores para interpretar a los personajes y capturar su movimiento cuando antes sólo se usaban actores de doblaje. “La instrucción de Barlog a los actores fue abordar el proceso como si se tratara de una obra de teatro, no como una película. Nuestra toma más larga dura 7 minutos y la logramos en sólo 5 tomas”, explica Velázquez.

Se han hecho antes películas sin cortes, pero en un juego de 30 horas es mucho más complicado, y lo hicimos así para que se viera desde una perspectiva distinta a la del resto de la franquicia porque es mucho más personal, queríamos estar más cerca de Kratos, más detalle en sus expresiones, que sea más humano.

Bruno es parte de un grupo cada vez mayor de extranjeros con más peso en la creación de videojuegos. “Hay muchas oportunidades para los latinos en la industria, el director de arte de Santa Monica Studio es brasileño, y también muchos juegos que se podrían hacer distinto si fueran contados por mexicanos, Mulaka es uno de ellos, una grata sorpresa.

God of War empieza a venderse este 20 de abril en todo el mundo.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario