Maduro expulsa de Venezuela a diplomáticos de Estados Unidos

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este martes la expulsión del mayor representante de Estados Unidos en Caracas, tras repudiar las sanciones económicas de Washington en represalia por su reelección.

“He declarado persona no grata, y anuncio el retiro en 48 horas, al encargado de negocios de Estados Unidos (Todd Robinson)”, dijo Maduro en su discurso al recibir las credenciales como ganador de los comicios del domingo, boicoteados y desconocidos por la oposición.

El mandatario respondió así a un decreto firmado el lunes por su homólogo estadounidense, Donald Trump, que complica aún más el financiamiento del país petrolero, sumido en una de sus peores crisis económicas.

“Yo repudio todas las sanciones que se pretenden contra la República Bolivariana de Venezuela porque le hacen daño, generan sufrimiento al pueblo (…). Rechazo y repudio la conspiración permanente”, agregó.

Maduro también ordenó la expulsión del jefe de la sección política, Brian Naranjo, número dos de la embajada y a quien identificó como el representante en Caracas de la agencia central de inteligencia (CIA).

El gobernante socialista, de 55 años, dijo tener “pruebas” de la “conspiración” de Estados Unidos y su embajada en los campos militar, económico y político. Ambos países carecen de embajadores desde 2010.

Maduro fue proclamado oficialmente reelecto para gobernar hasta 2025, con un país en ruina y cada vez más aislado, tras el rechazo de varios gobiernos que respaldaron el boicot de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Con una abstención electoral récord de 54%, Maduro fue reelegido con 68% de votos contra 21% del exchavista Henri Falcón, quien participó separándose de la línea de la MUD y acusó al gobierno de “compra de votos” y “chantaje” con los programas sociales.

“Yo he ganado en buena lid. Nadie me ha regalado esta victoria (…) que he conquistado con la valentía y el coraje con que he enfrentado al imperio”, expresó en la ceremonia ante la cúpula militar, el gabinete y miembros de la oficialista Asamblea Constituyente.

Estados Unidos calificó los comicios como una “farsa” y de inmediato anunció las sanciones, en tanto la Unión Europea denunció “irregularidades” en la elección y estudia medidas.

“Al gobierno de Donald Trump, al gobierno del Ku Klux Klan le digo: ni con sanciones, ni con amenazas ni conspiraciones ustedes detuvieron las elecciones”, dijo Maduro al acusar a Falcón de ceder a las presiones de Washington.

El Grupo de Lima (Canadá y 13 países latinoamericanos) llamó a consultas a sus embajadores en Caracas y acordó bajar el nivel de relaciones y bloquear fondos internacionales a Venezuela.

“Lo que viene es mayor aislamiento diplomático y comercial y más dificultades para acceder a crédito y financiamiento”, auguró a la AFP el analista Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit, con sede en Londres.

“Revolcón económico”

Analistas auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica del país con las mayores reservas petroleras del mundo, reflejada en escasez de comida y medicinas, hiperinflación, caída brutal de la economía y de la producción de crudo, y éxodo de cientos de miles.

“Me comprometo a dar un revolcón económico”, dijo el gobernante, al prometer prosperidad durante su segundo mandato, que arrancará en enero de 2019.

Pero Estados Unidos, que compra un tercio de su producción de crudo y amenaza con un embargo petrolero, busca complicarle la llegada de recursos, en momentos de grave iliquidez.

Trump ya había prohibido a los estadounidenses negociar nueva deuda del país sudamericano, en default parcial, y el lunes amplió la medida a activos y cuentas por pagar del país y la estatal PDVSA.

“Venezuela está empezando a sufrir un boicot económico, por parte de Estados Unidos y sus aliados. Va a ser fatal para la permanencia del régimen”, dijo a la AFP el internacionalista Carlos Romero.

Estados Unidos, Canadá y la UE han sancionado a decenas de jerarcas venezolanos. En la lista de Washington figuran incluso Maduro y el número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Maduro convocó a un “diálogo”, pero la oposición, profundamente dividida, ha asegurado que no caerá en “estrategias dilatorias” y pide “verdaderas elecciones”.

El Parlamento de mayoría opositora, en la práctica anulado por el gobierno a través del poder judicial y la Constituyente, declaró este martes “usurpador” a Maduro.

“El pueblo deslegitimó al régimen de Maduro. Que quede claro, es un dictador. No podemos seguir divididos”, aseguró la diputada Mariela Magallanes.

Para los expertos, el desafío de la oposición es reunificarse en torno a “una estrategia” que quiebre al chavismo, en el poder desde hace casi dos décadas.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario