Harvey Weinstein se entrega a la policía en Nueva York

A primera hora de hoy, el famoso ex productor de Hollywood Harvey Weinstein se entregó en una comisaría de la policía de Nueva York (NYPD) para quedar bajo arresto y ponerse a disposición de la justicia por los cargos de abusos sexuales.

Weinstein llegó poco antes de las 7.30 a.m. a la comisaría número 1, en el Bajo Manhattan, para cumplir con el procedimiento de registro de su foto y huellas dactilares.

El productor de cine llegó a la comisaría cargando tres libros, junto a dos personas que parecían guardaespaldas y que le acompañaron desde que caminó del vehículo hasta el recinto, detalló EFE.

Medio centenar de periodistas, colocados a los dos costados de la comisaría, siguieron la entrada de Weinstein, quien evitó acercarse para hacer declaraciones.

Una vez cumpla con el procedimiento policial, está previsto que sea arrestado y trasladado ante un juez, con el fin de conocer los cargos levantados contra él. El caso lo lleva la fiscalía del distrito de Manhattan, a cargo de Cyrus Vance.

Lo más probable es que salga libre bajo fianza, pagando entre uno y dos millones de dólares.

Formalmente, Weinstein tiene dos causas pendientes: una por abusos sexuales contra la aspirante a actriz Lucia Evans, supuestamente cometidos en 2004, y otra por la presunta violación de la actriz de origen español Paz de la Huerta, en 2010.

Desde octubre pasado Weinstein ha sido acusado por decenas de mujeres tras las primeras denuncias aparecidas en la revista The New Yorker y en el diario The New York Times. Previamente era conocido como un productor agresivo, amante del mercadeo y los premios.

Las acusaciones de acoso sexual a actrices llevaron a que fuese la segunda persona en la historia en ser expulsada de la Academia de Cine de Hollywood, y desataron el movimiento #MeToo (“Yo también”) contra los abusos sexuales, que ha generado docenas de denuncias similares contra ejecutivos, políticos, intelectuales y celebridades alrededor del mundo.

También llevó a la creación de un fondo de defensa legal llamado “Time’s Up” (“Se acabó el tiempo”), que ya suma $21 millones de dólares en donaciones y que busca ayudar a esas mujeres a protegerse de las consecuencias laborales que puede tener la denuncia de acosos sexuales.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario