¿Eres ansioso? Eres aún más vulnerable a sufrir una mordida de perro

¿Te da miedo acercarte a un perro porque crees que va a morderte? Entonces te va a sorprender saber que en realidad, el riesgo de recibir una mordedura de perro depende en gran manera de nuestra personalidad.

Así lo comprobó una investigación publicada recientemente en la edición digital de Journal of Epidemiology and Community Health.

Personalidad y riesgo de recibir mordedura de perro:

De acuerdo a la investigación, la personalidad juega un papel importante, y las personas con ansiedad son las más propensas.

Según registros, el número real de mordeduras de perro puede ser casi tres veces mayor de lo que en realidad es. Tan solo en Reino Unido, más de 6500 personas requieren de tratamiento hospitalario por lesiones de mordedura de perro cada año.

Para saberlo, investigadores entrevistaron a 694 personas en una región del norte de Inglaterra.

Querían saber cuántas personas habían sido mordidas por un perro, si las mordidas necesitaban tratamiento, si conocían al perro que los había mordido y también si ellos mismos tenían un perro.

Los investigadores también evaluaron aspectos de la personalidad, incluyendo la estabilidad emocional y el neuroticismo, para ver si había rasgos que pudieran influir en el riesgo de ser mordido por un perro.

El resultado fue sorprendente, ya que se comprobó que una de cuatro personas había sido mordida y que los hombres tienen el doble de probabilidades de recibir una mordida de perro en comparación con las mujeres.

Aquellos que tenían un perro, registraron más del triple de posibilidades de ser mordidas que quienes no tenían uno y más de la mitad, dijo haber sido mordido por un perro que no conocían.

Estables y poco neuróticos en menor riesgo
Los resultados de las evaluaciones de la personalidad, mostraron que cuánto más estable es una persona y menos neurótica, el riesgo de sufrir una mordedura de perro es mucho menor.

Es decir, las personas que mostraban tener una personalidad ansiosa o una mayor inestabilidad emocional, constituían el mayor porcentaje entre las víctimas de ataques de perros.

Aunque es necesario seguir investigando sobre este hallazgo, los investigadores aseguran que estos resultados sugieren que puede existir una base para creer que los perros pueden sentir una mayor predisposición a atacar a las personas que muestran signos de ansiedad, aunque se desconoce cuál podría ser el motivo.

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba