Entregaron tarjetas colgadas a damnificados del sismo del pasado septiembre

Además de las 3,079 tarjetas de débito repetidas y no entregadas, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) halló más irregularidades por montos que suman de momento 2 millones de pesos con los plásticos que emitió el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) para los damnificados del sismo del 7 de septiembre en el sureste del país.

Las operaciones irregulares detectadas son compras en lugares alejados de Oaxaca y Chiapas, cientos de transacciones por un peso y retiros efectuados antes de la entrega de las tarjetas.

De acuerdo con la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), que tuvo acceso a la investigación que hizo la CNBV, para extraer dinero de las tarjetas se utilizaron terminales bancarias de un supermercado y una pizzería en Veracruz, otra pizzería en Jalisco y una tienda de telefonía celular en Quintana Roo.

En el primer caso, detalló MCCI, en una tienda Chedraui ubicada en Boca del Río, Veracruz, se hicieron cargos a 82 tarjetas durante 11 días —del 23 de octubre al 2 de noviembre de 2017—. Los plásticos están a nombre de habitantes de Cintalapa, Chiapas, a unos 570 kilómetros de distancia.

Hasta el 22 de noviembre, 258 damnificados habían denunciado que las tarjetas entregadas por Bansefi registraban cargos que ellos no reconocían, es decir, sus plásticos fueron clonados.

La CNBV confirmó que 96.5% de esas tarjetas sí fueron hackeadas y se extrajeron a través de ellas, de manera ilegal, 2 millones de pesos, señaló MCCI.

No obstante, el fraude podría ascender a una cantidad mayor, ya que la CNBV encontró que el mismo modus operandi se utilizó para realizar transacciones irregulares en cientos de tarjetas más, de las cuales no se tenía denuncia hasta el 22 de noviembre.

En su investigación, la CNBV identificó cuatro mecanismos utilizados para extraer el dinero de ellas en forma ilegal, detalló MCCI.

En 129 casos se detectaron compras en lugares alejados en periodos cortos que “no son coherentes con el tiempo requerido de traslado”. Un millón 107,944 pesos se retiraron de esta forma.

La autoridad financiera documentó que en 59 tarjetas se realizaron compras antes de que el plástico se entregara al beneficiario; así se extrajeron 357,076 pesos.

En 34 tarjetas se registraron muchos cargos por un solo peso; en total se retiraron 362,023 pesos.

Por último, en 27 plásticos más se identificaron operaciones en establecimientos o lugares donde se concentraron las transacciones anómalas, por una suma de 178,798 pesos.

Solo en nueve tarjetas, la CNBV encontró que fueron los mismos beneficiarios quienes retiraron el dinero; en estos casos el monto total es de 60,535 pesos.

En sus conclusiones, la autoridad consideró que Bansefi carece de mecanismos que permitan prevenir fraudes en los plásticos que emite; aunado a esto, no señaló probables responsables de los fraudes a las tarjetas para damnificados.

Bansefi rechaza fraude

Las irregularidades en la producción y distribución de las tarjetas para damnificados no advierten un fraude, sino de incidencias en las operaciones y en la información de los potenciales beneficiarios, aseguró Bansefi al responder a la difusión de información sobre la repetición anómala de plásticos.

Por medio de un comunicado, la entidad encargada de la distribución de los recursos para el apoyo en la reconstrucción de viviendas aseguró que todo el tiempo de la entrega de las tarjetas se llevaron a cabo procesos para las debidas actualizaciones y correcciones.

“En ningún caso se efectuaron depósitos para desvíos a otros fines, por lo que todo el dinero aún no entregado a los beneficiarios se encuentra depositado en una cuenta concentradora del Banco”, afirmó la instancia dirigida por Virgilio Andrade, exsecretario de la Función Pública.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario