Datos curiosos que no conocías de David Bowie

Hoy hace dos años murió “El Duque Blanco”. Si eres un devoto de Ziggy Stardust, te compartimos siete datos curiosos sobre David Bowie que tal vez no conocías.

Mil identidades
Bowie es conocido por su histrionismo, una capacidad que se determinó con las identidades adoptadas lo largo de su carrera y la necesidad de no repetir sus exploraciones creativas. Una prueba de esta constante transformación son los sobrenombres que tuvo cada uno de sus personajes: el andrógino Ziggy Stardust, correspondiente al periodo en que lanzó el álbum homónimo; el Duque Blanco, ideado durante una de sus etapas de adicción más particulares y cuya mayor inspiración fue la cultura alemana de la década de 1930, y Major Tom, nombre que alude a la canción “Space Oddity” son una muestra de ello.

Cuenta la leyenda que debido a que era zurdo, durante su infancia le decían “El Diablo”.

Esos ojazos
Mucha gente cree que los ojos de Bowie eran de distintos colores. Sin embargo, se trata de un efecto óptico causado por la anisocoria, una condición caracterizada por la dilatación asimétrica de las pupilas. Cuando tenía 15 años, Bowie se batió en un duelo amoroso y su contrincante, quien tenía un anillo en el puño, le pegó en el ojo izquierdo. Después de un par de operaciones y a punto de perder la vista, Bowie salió bien librado, pero con un ojo aparentemente azul y otro negro. Este es uno de esos datos curiosos sobre David Bowie que cualquier fan debe saber.

Superlectura
Se sabe que Bowie tenía el hábito de leer, en promedio, un libro al día, y entre su biblioteca personal destacan obras de algunos de los escritores más relevantes del siglo XX: los títulos Ruido de fondo, de Don DeLillo, La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, El loro de Flaubert, de Julian Barnes, Oscuridad al mediodía, de Arthur Koestler, Entre las sábanas, de Ian McEwan, El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov, 1984, de George Orwell, El gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, El marino que perdió la gracia del mar, de Yukio Mishima, La naranja mecánica, de Anthony Burgess, A sangre fría, de Truman Capote, Última salida para Brooklyn, de Hubert Selby Jr y Herzog, de Saul Bellow son una muestra breve y desordenada del buen gusto literario de “El Camaleón”.

Desde el cine
Bowie tuvo una faceta como actor. Algunos de los directores con los que trabajó fueron Jim Henson (Laberinto), Martin Scorsese (La última tentación de Cristo) y David Lynch (Twin Peaks: el diario de Laura Palmer).

Coincidencias con “El Rey”
Elvis Presley y David Bowie nacieron el mismo día (“El Rey” llegó al mundo 12 años antes que Bowie). No obstante, el signo del zodiaco (Capricornio) y la vocación musical no son lo único que compartieron: ambos tuvieron intereses por libros sobre ocultismo y espiritualidad. Se sabe que Bowie se obsesionó, durante un tiempo, con Autodefensa psíquica, de Dion Fortune (mientras que Elvis leyó con pasión la Autobiografía de un Yogui, de Paramahansa Yogananda). El Duque Blanco, por ejemplo, se preocupó, desde muy joven, por la protección contra energías negativas, y “El Rey” creyó en la posibilidad de mover objetos con la mente (algo que intentó conseguir sin éxito).

Nuevas generaciones
Bowie apoyó y se entusiasmó por el trabajo de agrupaciones nuevas. En su momento, reconoció el valor de los Pixies, y unos años después colaboró con Placebo. Algunas de las bandas más nuevas que apoyó fueron Arcade Fire y TV on the Radio. También se sabe que rechazó una posible colaboración con Coldplay.

Lo mejor de lo mejor
Entre los 25 álbumes de estudio que el cantante hizo, la crítica ha coincidido en que The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, Low, Hunky Dory y Heroes son los más logrados. Sin embargo, discos más recientes como Reality y The Next Day fueron bien recibidos (la mayor prueba de esto fue el impacto de Blackstar, su último álbum).

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario