Comunidad indígena de Comachuén se deslinda de los hechos violentos del 14 de enero en Nahuatzen, culpan al líder del Consejo Supremo Indígena

La comunidad indígena de Comachuén se deslinda de los hechos violentos ocurridos el martes 14 de enero en el municipio de Nahuatzen, donde resultó herido de bala un policía municipal, después de que, según las autoridades municipales, intentaron lincharlo, a raíz de una problemática con los nuevos integrantes del relevo del Consejo de Gobierno Comunal de Comachuén.

Señalaron que ellos acudieron a la cabecera municipal con la finalidad de entregar un oficio a la presidenta municipal, Mayra Lucía Morales Morales, pero al momento de llegar a las oficinas les informaron que se encontraba en las instalaciones de barandillas. Ellos, al llegar, presenciaron que un grupo de personas de su comunidad, dirigidos por la licenciada María Eugenia, se encontraban ahí.

Martín Vargas Nicolás, portavoz de la comunidad, señaló que a ellos les informaron que este grupo estaba ahí para presionar a la presidenta municipal para que les depositara el recurso que estaba retenido en el ayuntamiento del Fondo 4 y del Fondo General, antes retenido en la Secretaría de Finanzas, la que posteriormente le depositó al Ayuntamiento tras un acuerdo del 23 de diciembre.

Asimismo, dijo que este grupo compacto está dirigido por Pavel Guzán, líder del Consejo Supremo Indígena, quien, según señaló, es un grupo que está adoctrinado a violentar a las comunidades, que utiliza la violencia política para conseguir unos cargos dentro de una institución o dentro del Gobierno del Estado.

Siguiendo esto, señaló que estuvieron hasta las seis de la tarde en el lugar, cuando llegó la Guardia Nacional y la Policía Michoacán, donde los escucharon por el motivo que estaban afuera de barandillas. Posteriormente, ellos, los habitantes de Comachuén, se retiraron cerca de las 21:00 horas después de una mesa de diálogo a su comunidad, quedándose los grupos de María Eugenia y de los consejos viejos de Nahuatzen.

Vargas Nicolás expuso que él, ya estando en Comachuén, recibió una llama de la Secretaría de Gobierno para investigar qué había pasado, entonces se comunicó con algunas autoridades de Nahuatzen y le informaron que un elemento de la policía había resultado herido de bala. Puntuó que ellos no estuvieron presentes en ese momento y se deslindan, dejando en claro que el único culpable es Pavel Guzmán.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba