Claves de la tensión bilateral entre Ucrania y Rusia

Aumenta la tensión entre Rusia y Ucrania a un nivel en que ambas naciones podrían pasar a un conflicto bélico, esto, se remonta con la anexión de Crimea a territorio ruso en 2014.

¿Qué es lo que ocurre? Rusia y Ucrania coinciden que un barco ruso, “El Don”, embistió a un remolcador ucraniano que navegaba junto a dos embarcaciones militares hacia el estrecho de Kerch, en ruta al puerto de Mariúpol, en la costa norte del mar de Azov.

Moscú, asegura que los navíos ucranianos realizaban “maniobras peligrosas” que requirieron el cierre del estrecho por razones de seguridad.

Kiev, sostiene que sus barcos tienen derecho a cruzar a través de Kerch a raíz de un acuerdo firmado entre ambas naciones en 2003 de poder compartir este mar cerca de Crimea, y el incidente, habría ocurrido en aguas internacionales.

El Kremlin dijo este martes que la introducción de la ley marcial en Ucrania tras la incautación de tres buques en el estrecho de Kerch por parte de Rusia podría elevar las tensiones en la zona.

Kiev impuso el lunes la ley marcial durante 30 días en las partes del país más vulnerables a un ataque de Rusia después de que el presidente Petro Poroshenko advirtiera de la amenaza “extremadamente grave” de una invasión del territorio.

“La imposición de la ley marcial en varias regiones podría llevar potencialmente a la amenaza de una escalada de tensión en la región del conflicto, en el sureste (de Ucrania)”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a periodistas en una conferencia telefónica.

Rusia ignoró el lunes los llamamientos de Occidente para que libere los tres buques militares ucranianos contra los que disparó y que capturó el fin de semana cerca de Crimea, acusando a Kiev de unirse a sus aliados occidentales para provocar un conflicto.

Ucrania acusó por su parte a Rusia de agresión militar y puso a sus fuerzas armadas en alerta de combate total, asegurando que tiene derecho a la autodefensa.

RUSIA QUIERE QUE LA UE ENVÍE ‘MENSAJE FUERTE’ A KIEV

Protesta frente a la embajada rusa después de que Rusia tomó tres barcos ucranianos (Reuters)
El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, consideró que la Unión Europa tendría que enviar “un mensaje fuerte a Kiev” para evitar nuevos incidentes como el que se produjo en estrecho de Kerch entre barcos militares de Rusia y de Ucrania.

Lavrov, que compareció ante la prensa en París junto a su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, insistió en que no ve “necesidad de mediadores” en el contencioso abierto por ese incidente con Ucrania e insistió en que es ese país el responsable de que se hubiera producido.

“Este incidente lo provocó conscientemente” Ucrania, dijo el ministro ruso, ya que si sus barcos hubieran utilizado otra vía habrían podido navegar por ese estrecho cercano a Crimea, península ucraniana que Rusia se anexionó unilateralmente en 2014.

El jefe de la diplomacia rusa señaló que ni el Consejo de Seguridad de la ONU, ni la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, ni otras instancias internacionales son pertinentes para solucionar esta cuestión.

Tampoco se privó de corregir a la UE, que localiza el enfrentamiento en el mar de Azov, y dijo que ocurrió en el mar Negro. Ambos están conectados precisamente por el estrecho de Kerch, objeto de disputas entre Moscú y Kiev por Crimea.

Le Drian, por su parte, reclamó contención y “calma” a las dos partes y estimó que “este incidente se debe en parte a la fuerte militarización de la zona”.
Dijo que espera “un gesto de Rusia”, que consista en la liberación de los marineros ucranianos apresados en la operación del domingo, y también que llamará a su homólogo ucraniano para que “contribuya a la desescalada”.

Los guardacostas rusos apresaron entonces tres barcos de la Armada ucraniana e hirieron a varios de sus tripulantes a los que acusaron de haber violado sus aguas territoriales al dirigirse al estrecho de Kerch.

Para Francia, eso fue “consecuencia directa” de la anexión de Crimea, que se hizo “violando el derecho internacional”.

Sobre el conflicto armado en el este de Ucrania con separatistas prorrusos, junto a la frontera rusa, Lavrov exigió que se apliquen los acuerdos de Minsk suscritos por Moscú y Kiev “en su integridad”. Lo que a su juicio implicaría que las autoridades ucranianas acaben con la “violación de los derechos de las minorías nacionales” en esos territorios.

Los dos ministros de Exteriores también hablaron de otros asuntos de la actualidad internacional, como Siria, las relaciones entre Rusia y la UE o el acuerdo nuclear con Irán, que ambas partes quieren defender del boicot de Estados Unidos.

El jefe de la diplomacia francesa admitió que tienen “diferencias de enfoque, en ocasiones profundas”, pero pese a todo afirmó que Rusia es “un gran socio internacional”, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, y que “la cooperación puede ser eficaz si se concentra en proyectos concretos”.

RUSIA ORDENA PRISIÓN PREVENTIVA PARA MARINERO UCRANIANO

La Justicia rusa dictaminó hoy prisión preventiva hasta el próximo 25 de enero para el primero de los 24 marineros apresados el domingo en el mar Negro por guardacostas rusos a bordo de tres buques de la Armada ucraniana.

El marinero, Victor Varemez, fue acusado en virtud del artículo 322 del Código Penal ruso, que alude a la premeditada violación de la frontera por parte de un grupo de personas con el uso de la violencia o la amenaza de usarla, según informan medios locales.

El tribunal de Simferópol, la capital de la península ucraniana de Crimea, anexionada por Rusia, debe ordenar hoy una similar medida cautelar contra 12 de los tripulantes de los tres buques apresados: “Berdiansk”, “Nikopol” y “Yani Kapu”.

En cuanto al resto, nueve comparecerán mañana miercoles ante el mismo tribunal, según la Defensora del Pueblo de Crimea, Liudmila Lubina, mientras los tres heridos, que aún se encuentran hospitalizados en Kerch, esperarán su turno.

Según las autoridades, los marineros ya fueron interrogados en la península de Crimea por las fuerzas de seguridad, que les acusan de violar las aguas territoriales rusas.

Serán representados por un abogado que ya defendió a activistas tártaros acusados de extremismo por negarse a reconocer la anexión rusa de Crimea, ya que los letrados de oficio se niegan a asumir el caso, según fuentes ucranianas.

El Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, antiguo KGB) acusa a los tres barcos de violar sus aguas territoriales cerca de Crimea, de desoír las demandas de los guardacostas rusos de detenerse y de apuntar con sus armas contra las lanchas rusas.

Además, denunció que agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania coordinaron la “provocación” en alta mar, uno de los cuales -el teniente Andréi Drache- fue detenido a bordo de la lancha artillada “Nikopol”.

El propio presidente ruso, Vladimir Putin, acusó hoy a Kiev de “burda violación” del derecho internacional por parte de los barcos ucranianos y aseguró que los guardacostas rusos están dispuestos a “ofrecer explicaciones adicionales” sobre lo ocurrido en la zona del estrecho de Kerch, que une los mares Negro y Azov.

Políticos ucranianos aducen que los marineros podrían ser condenados a varios años de cárcel, ya que el delito es “grave”, aunque también aventuran que su suerte dependerá de las consultas “al más alto nivel” que mantengan en un futuro Putin y el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, que podrían optar por un canje de prisioneros.

UCRANIA RECOMIENDA A BARCOS PESQUEROS QUE REGRESEN A SUS PUERTOS

Barcos de papel colocados durante una protesta por incidente entre Rusia y Ucrania en el Mar Negro (Reuters)
El Gobierno ucraniano recomendó hoy a los barcos pesqueros en el mar de Azov, que Ucrania comparte con Rusia, que regresen a puerto ante la escalada de tensión por el apresamiento el domingo de tres buques de la Armada ucraniana a manos de guardacostas rusos, en aguas del vecino mar Negro.

“Ayer se recomendó a los pescadores que regresen a puerto como medida de precaución”, dijo hoy Maxim Martiniuk, viceministro de Política Agraria de Ucrania, en su página de Facebook.

Martiniuk también comentó la posibilidad de que la actividad de los principales puertos ucranianos en el Azov, Mariupol y Berdiansk, se vea reducida en beneficio del de Odesa, en el mar Negro.

Martiniuk, quien destacó que el mar de Azov genera un porcentaje muy alto de las capturas de la flota ucraniana, aseguró que en estos momentos el riesgo es imposible de determinar, por lo que es mejor prevenir.

Mientras, el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa informó sobre la aplicación de manera retroactiva, desde las 14.00 del lunes día 26, del estado de excepción aprobado anoche por el Parlamento ucraniano, aunque aún no ha sido firmado ni por el presidente de la Cámara ni por el propio jefe del Estado, Petro Poroshenko.

El estado de excepción se aplicará en diez regiones, todas costeras o limítrofes con Rusia y Moldavia, incluidas Donetsk y Lugansk, escenarios de un conflicto entre las milicias prorrusas y el Ejército ucraniano desde 2014.

Poroshenko tuvo que limitar a 30 días su vigencia para lograr el apoyo de los diputados, que también exigieron la aprobación de una ley que fijara las elecciones presidenciales para el 31 de marzo próximo.

En un mensaje a la nación por televisión, Poroshenko alertó ayer sobre la “grave amenaza” de una invasión rusa de Ucrania, aduciendo que fuerzas rusas desplegadas a unos pocos kilómetros de la frontera “están preparadas para invadir inmediatamente y en cualquier momento el territorio” ucraniano.

En conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó hoy una “gran preocupación” por la decisión del Gobierno de Kiev de poner en alerta a sus tropas y declarar el estado de excepción, algo que no ocurrió ni siquiera después de la anexión rusa de la península de Crimea de la sublevación prorrusa en el este del país, en 2014.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario