Científico australiano de 104 años muere tras suicidio asistido

El australiano David Goodall, que a sus 104 años era el científico más veterano del país, ha fallecido tras someterse a un suicidio asistido en Suiza.

“A las 12.30 de hoy, el profesor David Goodall, se ha apagado apaciblemente en Bâle (Suiza), después de una inyección de nembutal (barbitúrico)”, ha tuiteado Philip Nitschke, creador de la Fundación Exit Internacional y quien le había ayudado a organizar su último viaje.

El científico, activista en favor de la legalización de la eutanasia en Australia, indicó en su día que el propósito de su viaje era llegar al país europeo, donde la muerte asistida es legal. “Lamento profundamente haber llegado a mi edad”, narró el especialista en ecología a la cadena de televisión australiana ABC el día de su cumpleaños, a principios de abril.

“No soy feliz. Quiero morirme. No es particularmente triste”.”Lo que es triste es que me lo impidan. Mi sentimiento es que una persona mayor como yo debe beneficiarse de sus plenos derechos de ciudadano, incluido el derecho al suicidio asistido”.

El suicidio asistido, o eutanasia, es ilegal en la mayoría de países del mundo. Estaba totalmente prohibido en Australia hasta que el estado de Victoria lo legalizó el año pasado. Pero esta legislación, que no entrará en vigor hasta junio de 2019, sólo afecta a los pacientes en fase terminal con una esperanza de vida de menos de seis meses.

“Es injusto que uno de los ciudadanos más ancianos y destacados de Australia se vea obligado a tomar un avión rumbo al otro lado del mundo a fin de poder morir con dignidad”, declaraba un portavoz de Exit International, una ONG a favor de la eutanasia: “Todos los que lo desean deben tener derecho a una muerte digna y apacible”.

El profesor Goodall, investigador asociado de honor de la Universidad Edith Cowan en Perth, copó los titulares de su país en 2016 cuando la Universidad le pidió que abandonara su puesto, alegando el alto riesgo que suponía para su vida los desplazamientos. Dio marcha atrás a su decisión ante la indignación que provocó entre la comunidad internacional.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario