El Chapo pagaba hasta medio millón de dólares para que le compusieran corridos: testigo

Joaquín El Chapo Guzmán Loera, líder de una de las fracciones del Cártel de Sinaloa, pagaba hasta medio millón de dólares para que grupos o bandas musicales le compusieran corridos, reveló Miguel Ángel Martínez Martínez, El Tololoche, uno de sus excolaboradores en la organización criminal.

La séptima audiencia del juicio contra Guzmán Loera en la Corte Federal del Distrito Este en el barrio de Brooklyn, Nueva York, este martes, se convirtió en una de las sesiones más tediosas del proceso judicial contra el capo.

A través de las preguntas del fiscal Michael Robbotti, la audiencia bajo la conducción del juez Brian Cogan giró en torno a los detalles de la vida pasada de El Chapo a finales de la década de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado.

Con sus palabras, Martínez Martínez revivió ante los integrantes del jurado los negocios de El Chapo con los colombianos para el trasiego de cientos de toneladas de cocaína a Estados Unidos, que permitieron al capo vivir con holgura, lujos y viajar por muchos países del planeta.

Con su testimonio en el segundo día de interrogatorios –que continuará mañana y posiblemente concluya hasta el jueves 29, por el cuestionamiento de la defensa de El Chapo Guzmán–, El Tololoche empezó a dar fundamento a datos que otros testigos, agentes federales estadunidenses retirados, ya habían presentado al jurado en las primeras audiencias, pero sin ligarlos directamente al acusado.

Por ejemplo, el supuesto exgerente de las operaciones de narcotráfico de Guzmán denunció que a través de túneles el acusado metía por la ciudad de Agua Prieta, Sonora –colindante con Douglas, Arizona–, toneladas de cocaína colombiana destinada a Los Angeles, California, en camionetas de doble fondo y tráileres de 18 ruedas.

“Los colombianos le decían ‘el Rápido’ porque en menos de 24 horas ponía la droga en Los Angeles”, manifestó El Tololoche.

El ahora exgerente de El Chapo Guzmán, quien desde 2001 coopera con el gobierno de Estados Unidos para incriminar a narcotraficantes mexicanos, afirmó que entre 1988, 1989 y 1990, su antiguo jefe usó el túnel que mando construir en Agua Prieta para introducir la cocaína a la Unión Americana.

“Metía de entre 25 a 30 toneladas de cocaína por año”, dijo Martínez, y señaló que en ese entonces los hermanos Arturo y Héctor Beltrán Leyva eran los colaboradores de Guzmán Loera para esas operaciones.

Y achacó la construcción de ese túnel y de muchos más al arquitecto Felipe Corona. Hasta antes de que las autoridades descubrieran el túnel de Agua de Prieta, esa infraestructura también fue usada por El Chapo para meter a México los millones de dólares procedentes de Estados Unidos por la venta de narcóticos.

El testigo, quien estuvo a cargo de las oficinas en la Ciudad de México para las operaciones delincuenciales de Guzmán Loera, explicó al jurado que por el éxito que tenía su patrón con la venta de droga colombiana, a principios de la década de los noventa ya había amasado una gran fortuna que para esas fechas le permitió contar con tres o cuatro jets.

Sus lazos y asociaciones con cárteles colombianos y los descalabros que padeció en Sonora, agregó, lo obligaron de alguna manera a buscar nuevos horizontes y por ello, sostuvo, traficó el alcaloide por Tijuana, Baja California, plaza bajo el control del cártel de los hermanos Arellano Félix: Ramón, Benjamín y Javier.

Por esa región limítrofe mexicana que colinda con California, El Chapo, según las declaraciones de El Tololoche, uso métodos novedosos, como meter un kilo de cocaína en latas de chiles jalapeños en vinagre de la marca “La comadre”, empresa legítima a la que el narcotraficante le clonó las etiquetas y todo lo demás para esconder la droga.

Con el método de las latas de chile, detalló, Guzmán traficó entre “25 a 30 toneladas de cocaína por año”. Pero la suerte del capo con los chiles jalapeños acabó en 1993, cuando las autoridades mexicanas le decomisaron en Tecate, Baja California, un camión de carga con 7 mil 200 kilos de cocaína escondidos entre las latas.

En esos mismos meses la Agencia Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos descubrió un túnel que Corona construía entre Tijuana y San Ysidro, California. De hecho, El Tololoche indicó que 1993 fue un mal periodo para el acusado, porque en mayo de ese año los Arellano Félix, que ya tenían una guerra con él, mataron por error al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en el aeropuerto internacional de Guadalajara, Jalisco.

Confundieron el auto en el que viajaba el prelado con el del capo sinaloense, que eran del mismo color –blanco– y la misma marca y modelo, Ford Grand Marquis, dijo.

En junio de 1993 El Chapo fue capturado en Guatemala y hubo cambios en su organización.

Martínez delineó otros métodos usados por el capo para el tráfico de cocaína de la Ciudad de México a California, antes de que fuera aprehendido y enviado al penal de Almoloya de Juárez y posteriormente al de Puente Grande, Jalisco. Lo hizo –dijo– por medio de líneas aéreas creadas como taxis aéreos, pero que en realidad se dedicaban a transportar drogas, y también por vía férrea.

Con las ganancias multimillonarias de Guzmán Loera y los servicios gerenciales de El Tololoche, El Chapo adquiría todo lo que quería para él y sus diferentes esposas.

“Tenía casa en todas las playas de México, ranchos, aviones, bodegas, camiones de transporte, propiedades… compró una casa en Acapulco que costó 10 millones de dólares… tenía también un yate ‘el Chapito’”, señaló ante el jurado.

Aunque algunos de los datos revelados por el exintegrante de la organización de El Chapo se contradicen con datos anteriores y fechas proporcionadas por otros testigos, expuso a Guzmán Loera como un traficante que desde la cárcel (mientras estuvo preso la primera vez y hasta que se fugó en 2001) seguía conduciendo con naturalidad y facilidad el negocio del tráfico de cocaína.

Y lo logró gracias al respaldo que obtenía de parte de sus socios, Juan José Esparragoza Moreno, El Azul; los hermanos Beltrán Leyva; Héctor Luis Palma Salazar, El Güero Palma, y su hermano, Arturo Beltrán Loera, Arturito, entre otros delincuentes.

Con la fortuna amasada con la venta en Estados Unidos de cocaína y mariguana, hasta antes de ser capturado en Guatemala, de acuerdo con las declaraciones de El Tololoche, su exjefe recorrió en viajes de placer y por negocios “todo Europa… Argentina, Brasil, Aruba, Japón, Hong Kong, Tailandia, Perú, Cuba, Colombia, Panamá; casi todo el mundo, excepto Australia” y China. Y aseguró que El Chapo también viajó a Macao para jugar en los casinos.

A la séptima audiencia de su juicio, Guzmán Loera se presentó vestido de traje negro, camisa blanca, corbata guinda y zapatos cafés. Su esposa, Emma Coronel, llegó ataviada con un pantalón de mezclilla azul, blusa de cuadros amarilla y un saco negro. Por primera vez, la joven esposa del acusado no fue a la Corte Federal con zapatos de tacón alto de aguja. Los reemplazó con zapatillas planas.

Durante la audiencia, entre la pareja hubo poco intercambio de miradas y gestos, aunque al concluir la sesión Emma le dijo adiós con la mano izquierda a su marido.

Fuente

Artículos relacionados

Deja un comentario